Inicio / Buscar ORO /

Técnica de Bateo de ORO en Ríos

La manera más sencilla de buscar oro es el bateo de oro en ríos. Consiste en utilizar un recipiente con forma de plato hondo o sombrero chino (batea) para lavar la tierra con la ayuda del agua del río. Esta es la técnica que tantas veces habrás visto usar a los antiguos buscadores de oro en las películas.

Una batea de oro es una herramienta muy fácil de usar. Con muy poca experiencia un principiante no debería tener problemas para entender cómo batear en busca de oro. Esta técnica básica de lavado de oro no ha cambiado mucho desde que los primeros buscadores encontraron oro en todo el oeste norteamericano, con la única excepción de los recipientes de plástico de alta calidad usados para el bateo de oro hoy en día son mucho más sencillos de usar que nunca. De todas formas puedes usar cualquier recipiente como batea (un plato, una sarten… o cualquier recipiente parecido que tengas a mano).

¿Cómo buscar oro en ríos?

Técnica de bateo de oro en ríos – Consejos y trucos

La técnica utilizada para capturar el oro con una batea es bastante sencilla una vez que entiendas los conceptos básicos de cómo funciona. Simplemente estás usando un recipiente adecuado para estratificar el material acumulado en una solución, por lo que los elementos más pesados ​​como el oro se acumularán en la parte inferior.

Para empezar coloca una pequeña cantidad de grava de río en la batea. Remueve el material en agua, haciendo que toda la solución se lave con el agua y se separe. El material más ligero sube a la parte superior, y los materiales más pesados ​​se hunden a la parte inferior.

El lugar ideal para batear en busca de oro será un área con al menos treinta centímetros de agua, con una cantidad moderada de flujo de corriente para permitir que los sedimentos se desplacen aguas abajo.

Para empezar a batear en un río en busca de oro solo tendrás que llenar tu batea con grava y tierra del fondo del río. No se recomienda que llenes la batea hasta el borde, mejor hazlo solo hasta la mitad. Para un principiante será mucho más fácil de manejar, ya que el peso más ligero hará que la batea sea mucho más manejable. A medida que adquieras experiencia, puedes ir añadiendo un poco más de material, siempre y cuando tengas la certeza de que estás haciendo un buen trabajo conservando todo el oro.

Lo siguiente que necesitas es separar correctamente el material para conseguir que el oro vaya de forma segura a la parte inferior de la batea. Tu objetivo aquí es conseguir que la tierra y elementos mas ligeros se vayan por la parte superior de la batea con la ayuda del agua. Elimina manualmente las piedras de mayor tamaño donde sabes que no habrá oro. Usa tu mano para romper cualquier arcilla u otro material que pueda ocultar o capturar el oro dentro de tu muestra. Tu objetivo aquí es conseguir que las partículas de oro puedan caer libremente hasta quedarse en el fondo de la batea.

Inclina con cuidado la batea y deja salir un poco de material fuera de ella, mientras añades más agua limpia para que la muestra se vaya lavando y aclarando. Si estás haciendo las cosas bien, cualquier pepita de oro quedará en el fondo de la batea, mientras que los materiales más ligeros se irán con el agua. Conseguir la técnica perfecta de bateo puede llevarte algún tiempo, pero en realidad no es demasiado difícil.

Continúa con el proceso y pronto irás agotando el contenido de la batea hasta conservar sólo el material más pesado. Esto suele ser comúnmente arenas negras y, con suerte, un poco de oro. Utiliza un pequeño embudo para recoger las partículas de oro en una botella. Este último paso puede ser un reto, pero la práctica te ayudará a hacerlo cada vez mejor.

Siempre puedes practicar tu técnica de bateo en casa usando algunos perdigones de plomo como si fueran pepitas de oro dentro de cualquier mezcla hasta que seas capaz de recuperlos todos.

La práctica hace al maestro. La mejor técnica de lavado de oro es la que conserve la mayor cantidad de oro posible, siendo lo suficientemente rápida para probar muchas áreas diferentes hasta encontrar el suelo más rico. Una vez que encuentres una buena concentración de oro, deberías usar un equipo más grande para procesar más material.

Compartir este artículo