¿Cómo saber si es oro? Esta es una pregunta habitual que suele surgir cuando nos encontramos con cualquier pieza aparentemente de oro (como un anillo, moneda, pulsera, medalla… y, en general, cualquier tipo de objeto o joya)

anillo de oro

Esta duda puede surgirle al buscador de oro y tesoros cuando realiza un nuevo hallazgo pero también a cualquier persona que, por casualidad, se ha encontrado con alguna joya aparentemente de oro. Del mismo modo esta duda también puede asaltar a cualquiera que posea alguna joya de oro sobre la que tenga dudas de su autenticidad.

Así que este post tratará sobre cómo saber si algo es de oro… o no, con el fin de ayudar a cualquier persona que quiera saber si algún objeto, sea cual sea, antiguo o moderno, es de oro o es una simple imitación.

Por supuesto la forma más sencilla y segura de saber si una joya es de oro es acudir a un joyero para que realice la comprobación correspondiente, que nos aportará además información sobre la calidad del oro y podrá hacer una tasación del valor de la pieza. Así estaremos seguros al cien por cien si es oro real o no.

Sin embargo en muchas ocasiones también podemos recurrir a algunos trucos caseros que, aunque no proporcionan una información tan exacta, permiten comprobar si un objeto es de oro con una fiabilidad bastante alta.

“No todo lo que reluce es oro”

Como reza el dicho popular no todo lo que reluce es oro, esto significa que solo a través de un examen visual no podemos determinar con certeza si algo es de oro o solo lo parece. Pero un buen examen visual si que puede aportar algunas interesantes pistas iniciales, como marcas de calidad o de desgaste de la pieza. Para esto será necesario utilizar una lupa adecuada al realizar la inspección del objeto.

Las marcas de calidad del oro, referentes a su quilataje, o las marcas de fabricación serán un buen indicio de que se trata de una pieza de oro cuando se trata de joyería, aunque no serán una prueba definitiva porque también podrían haber sido falsificadas.

Las rozaduras o marcas de desgaste en las zonas de mayor exposición al contacto de la pieza pueden dejar ver la existencia de otros metales más vulgares bajo el oro cuando se trata de un baño de oro que se ha desgastado con el paso del tiempo. Si existen sospechas de que se trata de una pieza bañada en oro es muy útil utilizar un imán para ver si la pieza es atraída por él, si es así es una prueba evidente de que existen otros metales diferentes al oro en la composición del objeto.

La forma más sencilla y la más segura para saber si es ORO

Aunque existen una gran cantidad de pruebas y comprobaciones para saber si algo es de oro, como morder el objeto para ver si es maleable fácilmente, una de las más sencillas y seguras consiste en frotarlo sobre la superficie de algo de cerámica: si la marca que deja es de color dorado se trata de oro auténtico, en caso de que no sea oro la marca será de color oscuro o negro.

Finalmente si necesitamos asegurarnos con un alto grado de seguridad sobre si una pieza es o no de oro y no queremos visitar a un joyero existe una alternativa muy fiable: hacer un test para comprobar si es oro.

Este test se puede encontrar a la venta fácilmente desde internet y es el método que utilizan la mayoría de expertos en joyería y casas de compro ORO. El precio es bastante asequible con lo que cualquiera puede conseguirlo de forma sencilla. Su utilización es también aparentemente sencilla, aunque es muy importante seguir las indicaciones de uso y en especial tener en cuenta todas las precauciones a la hora de trabajar con productos químicos que podrían ser tóxicos o peligrosos si se manipulan o almacenan de forma inadecuada.

Una de las ventajas de usar este tipo de pruebas es que además de saber si tu joya es de oro verdadero también podrás obtener información sobre su pureza y calidad, exactamente igual que si visitaras a un joyero profesional.

Si lo has comprobado y es ORO… ¡Enhorabuena!

Coge tu pieza aparentemente de oro y raya una superficie de cerámica: si deja una marca dorada es muy posible que se trate de oro del bueno, al menos en su superficie. ¡Es una buena señal para empezar!

También puedes darle un mordisco, como en las películas, si te hace ilusión…pero no cabe duda de que se trata de una prueba bastante más rudimentaria con la que, si todo va bien, deformarás la pieza.

Si quieres un mayor grado de precisión compra un test para saber si es oro en tu propia casa o visita a un profesional de la joyería que seguramente contará con mucha más experiencia en la aplicación de dicha prueba y, sobre todo, a la hora de hacer una tasación de tu joya de oro.

Compartir este artículo

Comentarios están desactivados.